AUTOR

 

 

 AUTOR                                                                  Traducción: Mercè Soley Argelaguet

 

 

Vivo desde hace 10 años en Laski cerca del bosque de Kampinos   “Puszcza Kampinoska”. La mitad de mi familia próxima vive en Polonia, la otra mitad en Italia. Oh, por fin ya estamos todos dentro de la Unión Europea y esto vale la pena mencionarlo, ya que significa vivir mas fácilmente, viajar sin problemas, conocer interesantes culturas.... Podemos imaginarnos como la gente colabora entre ella con tranquilidad y respeto... Obteniendo mutuos beneficios y  renovando las vías de cordialidad...

De estos viajes vuelvo a casa sencillamente renovada. Soy licenciada en artes y trabajo profesionalmente. Trabajo también como ama de casa (nota del traductor: en polaco “gallina de casa”), que en alguno de los momentos libres “pone” cuentos.

Guardé durante muchos años varios de mis textos en un cajón. Pero cuando en casa apareció internet, decidí con mis amigos reaparecer en este caos o mejor dicho en este mar , como uno de tantos millones... y ¡aquí estamos¡ Y pensar que después del trabajo normal, de repente, unas decenas de personas empiezan a hacer “algo”: textos, traducciones y gráfica, trabajos informáticos, correcciones. Nos causa mucha satisfacción.

Yo creía que ya había vivido mi vida y ahora aparece, y no de forma virtual, mi segunda vida. También me hace feliz conversar con mi perro, mi pequeña perrita de raza canis sapiens mixti generis. Dice am am y canta de una manera parecida a la de los otros perros. Es la heroína del cuento „Deseo cumplido”. Todo sucedió de verdad, las orejas se le erguían cuando.... Oh, no quiero hablar de enfermedades. Ahora saltamos alegres cuando vamos de paseo y viviremos muchos años muy felices . Se dice que la vida no es una fábula , que es una serie de dificultades y depresiones y que así también se puede arrastrar su destino. Estoy segura de que cada día se puede escribir un cuento para la tranquilidad del espíritu.

Incluso por fuerza exprimir de un día gris un poco de felicidad, o buscarla por los rincones, siempre se encuentra algo.   

 

 

 

HOME